Ronaldo hace historia

Ronaldo hace historia en la Liga española.
©

Cristiano agranda su leyenda e iguala a dos hitos de la Liga, Zarra y Hugo Sánchez, al alcanzarles ayer mediante dos goles anotados frente al Villarreal. La cifra de leyenda son los 38 goles (39 según Marca, diario que otorga el trofeo Pichichi en España)  y que el portugués podrá pulverizar aún al faltar por disputar el último partido de Liga frente al Almería en el Santiago Bernabéu.

 

Los dos goles de Ronaldo vinieron en el partido de ayer disputado en el Madrigal frente al Villareal. En un partido en el que Mourinho apostó de nuevo por Benzema y Kaká el Madrid aglutino toda la posesión del balón, dicho dominio se reflejó en el minuto 16 cuando Marcelo en un contraataque llevado de maravilla por el equipo blanco definió como un auténtico delantero por medio de una vaselina, golazo para el lateral brasileño.

 

Sin tiempo para la reacción para el equipo amarillo Cristiano comenzaría su festín goleador con su primer tanto, este lo lograría por medio de un zapatazo que se coló en la meta defendida por Diego López tras el lanzamiento de un libre directo. En ese momento el portugués quería más, quería sellar el pichichi y afianzar su leyenda pero llego el final de la primera parte.

 

El segundo periodo comenzó con dominio por parte del Villarreal que volvió a ser ese equipo que se asocia en torno a la pelota. Este dominio fue notado por el Madrid que perdió la autoridad que había mostrado en el transcurso de la primera parte. Así, en el minuto 51 llegaba el gol de Cani tras una buena combinación de Rossi y Bruno. El partido se puso al rojo vivo pero el Madrid mantuvo el tipo durante el asedio del submarino amarillo y con la entrada de Özil y Di María el partido volvió a ser cosa de los blancos que volvieron a reafirmar su superioridad en el minuto 92 tras el segundo gol de Cristiano de falta directa, aún mejor que el primero que había metido en este mismo partido.

 

Kaká

 

Gran partido del mediapunta blanco, parece que puede renacer de sus cenizas y volver a ser ese gran jugador que mostró ser en el Milán. Participo en los dos primero goles, en el primero tras dar el pase en profundidad a su compatriota Marcelo, y en el segundo tras ser objeto de la falta que transformaría Cristiano Ronaldo.

Marcelo

 

Volvió a ser un puñal por la banda izquierda, gran partido tanto en defensa como en ataque donde metió un golazo de vaselina propia del mejor delantero del mundo.