Los jugadores brasileños se van de Ucrania y esperan un nuevo comienzo

Lidiane, Kedma y Gabriela estaban en el país cuando comenzó la invasión de Rusia, pero lograron salir

Cuando comenzó la invasión rusa en Ucrania, tres jugadores brasileños se encontraron en medio del caos. Lidiane Oliveira, Kedma Laryssa y Gabriela Zidoi jugaron en el Kryvbas Femenino y tuvieron dificultades para salir del país, porque la ciudad donde vivían estaba rodeada por tropas rusas.

Fueron días de tensión y miedo, pero lograron salir de Ucrania a principios de marzo y ahora están a salvo en Brasil y Portugal — Gabriela tiene familia en el continente europeo. El próximo paso es reiniciar su carrera lejos de la guerra y alcanzar el gran objetivo: ser llamado a la Selección Brasileña.

Salida problemática de Ucrania

Las brasileñas viven momentos tensos en Ucrania desde el inicio de la invasión rusa. La ciudad en la que viven, Kryvyi Rih, está a 400 km de Kiev y no se consideró un objetivo principal, pero las ciudades vecinas fueron ocupadas por tropas rusas. Pronto, hubo un gran temor de no poder salir.

El equipo al que defienden tenía previsto viajar a Turquía, donde haría la pretemporada, pero se canceló nada más empezar el conflicto. Según Kedma, el hotel donde se alojaba el equipo estaba cerca de una base militar, por lo que todos los jugadores fueron trasladados a otro alojamiento, que albergaba a un total de 70 atletas.

Posteriormente, estas áreas fueron bombardeadas y los temblores se sintieron desde la nueva ubicación. Después de que comenzara la invasión, se cerraron los aeropuertos, por lo que la única forma viable de salir de la ciudad era en tren.

El viaje de regreso no fue fácil.

El primer intento de salir de Ucrania, el 2 de marzo, se frustró. Según los brasileños, la estación estaba muy concurrida y la prioridad de embarque era para niños y ancianos. Pronto, tuvieron que regresar al hotel.

Al día siguiente, sin embargo, contaron con la ayuda de personas que hablaban el idioma local y lograron salir en tren. El viaje fue complejo, con vagones atestados de personas que buscaban escapar del país, pero llegaron a Lviv, cerca de la frontera, y luego lograron llegar a Polonia.

De ahí, Gabriela se fue a Portugal, donde viven sus padres, mientras que Kedma y Lidiane aterrizaron sanas y salvas en el aeropuerto de Guarulhos.

Trayectoria de las mujeres brasileñas en el país europeo

Las tres jugadoras brasileñas defienden al Kryvbas Femenino desde 2021. Procedente del Tiradentes-PI, la lateral derecha Kedma inició su carrera en el Flamengo-PI y llegó en agosto para jugar en la selección ucraniana, luego de disputar la Brasileirão Série A2 con el equipo de su ciudad natal. .

Mientras tanto, Gabriela inició su carrera en Vila Nova, de Espírito Santo, pero sufrió una grave lesión en la rodilla en su primer partido profesional. La recuperación de la operación le llevó apenas cuatro meses y aún tuvo etapas en el fútbol portugués, en el Benfica y el Atlético Clube, hasta que se instaló en la selección de Ucrania.

Residente en Vila Belmiro, en Ribeirão Pires-SP, Lidiane también tiene una larga carrera internacional. Llegó a Ucrania en 2018, pero también jugó en el Sala Saragoza, de España, y volvió a Brasil para jugar en el Fortaleza. Finalmente, antes de llegar a Kryvbas, aún vestía el J.C. Club de Fútbol, ​​de Amazonas.

Buscar un nuevo comienzo

El principal objetivo de los atletas es llegar a la Selección Brasileña. Al igual que en el fútbol masculino, deben jugar en clubes de otros países mientras dure la guerra. Por cierto, Gabriela dijo que ya está pactada con un club portugués.

“Seguiré en Europa, jugaré en un equipo de Portugal. No me detendré, porque mi objetivo es llegar a la selección brasileña y no me rendiré”, dijo el jugador a Gazeta do Espírito Santo.

En tanto, Kedma Larissa, de Piauí, y Lidiane de Oliveira, de Sao Paulo, están en Brasil y aún no anuncian su futuro. Lo cierto es que, durante el conflicto entre Rusia y Ucrania, los jugadores no deberán volver al país y podrán asentarse en equipos locales.

Artículos Relacionados